Asociación Histórico-Cultural Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife.

 

Reglamento de Régimen Interior.

 

Preámbulo.

 

La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, dentro de los fines que definen sus Estatutos, y en particular el artículo 2) “La Recreación Histórica durante los sucesos del 25 de julio de 1797. La promoción, divulgación y el desarrollo de actos culturales y deportivos que contribuyan a un mejor conocimiento de la historia militar de Canarias, especialmente en el periodo señalado. La defensa de la memoria histórica de España y de sus gentes. El apoyo a otras asociaciones o personal que tengan fines similares.”, considera oportuno organizar con sus socios unidades de recreación histórica que vistan y se comporten, tan exacto como se pueda, de idéntica forma a los soldados españoles que en el período entre 1797 y 1814 lucharon por la independencia, libertades y gobierno de España y las Islas Canarias.

 

Dado que esta organización obliga a cosas tales como el adiestramiento en formaciones y manejo de armas, la confección de ropa de época, y la participación en desfiles y otros actos militares, se hace preciso definir el modo en que se van a organizar las actividades de recreación histórica, con los fines principales de garantizar el disfrute de los recreadores y el cumplimiento de los Estatutos de la Asociación.

 

En consecuencia, y en aplicación del artículo 18.c) recogido en los Estatutos de la Asociación, se dicta el presente Reglamento de Régimen Interior para las unidades de recreación histórica.

 

Capítulo 1. Normas generales.

 

  1. La pertenencia a cualquiera de las unidades de recreación histórica de la Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” implica la aceptación de estas normas operativas básicas.

 

  1. Las unidades de recreación histórica que se organizan, sin perjuicio de que en un futuro se organicen otras distintas, son las siguientes:

 

  1. a) 1º Batallón de infantería de línea “CANARIAS”

 

  1. La razón de ser de las unidades militares es la de participar en acciones de recreación histórica y otros eventos similares.

 

  1. El ánimo principal de la actividad de las unidades recreadas como el Batallón es el de, por medio de la recreación histórica, rendir homenaje a los españoles, civiles y militares, que participaron en los hechos de armas del periodo 1797–1814, y especialmente lo defensa de Santa Cruz de Tenerife el 25 de Julio de 1797; buscando, por medio del estudio de la Historia y del mayor rigor en su interpretación, la divulgación cultural del citado periodo, acercando la Historia a nuestros compatriotas y en apoyo de las actividades sociales, culturales y turísticas que a tal efecto se desarrollen en España, y especialmente en Santa Cruz de Tenerife.

 

  1. Las unidades militares, siempre en sintonía con el espíritu manifestado, podrán participar en actos complementarios a los propiamente de recreación de hechos de armas, tales como actividades museísticas, celebración de honores, paradas militares y homenajes, participación en demostraciones en vivo, y cualquiera otra actividad que sea considerada de utilidad para los fines de la Asociación por la Junta Directiva de la Asociación.

 

  1. Las unidades militares se dotan de una réplica de la que fue su bandera original. A esta bandera se le rendirán honores como representación que es de la bandera nacional del Reino de España, siempre dentro del contexto de las actividades de los Regimientos.

 

Capítulo 2. Ámbito de actuación.

 

  1. Las unidades militares podrán participar en todas las acciones que se estimen oportunas, tanto en el Reino de España como en las naciones hispanas de Ultramar, así como en cualesquiera nación del continente europeo.

 

  1. Dentro del respeto a la fidelidad a la época, las unidades militares se reservan el derecho de intervenir en acciones de recreación en las que las unidades originales pudieran no haber participado.

 

Capítulo 3. Derechos y deberes.

 

  1. Cada integrante de cada uno de las unidades militares (que en adelante recibirán el nombre genérico de “recreadores”), mantendrá el uniforme completo, así como el armamento y los complementos aceptados y ajustados a la concordancia temporal.

 

  1. Todos los recreadores se comprometen a realizar los ejercicios y maniobras de adiestramiento necesarios para mantener el debido grado de destreza en el manejo de las armas y la evolución en formación.

 

  1. Todos los recreadores observarán el mayor grado posible de marcialidad, en beneficio de la imagen de la unidad y del realce de las misiones exteriores que se realicen de cara al público.

 

  1. La pertenencia a cualquiera de las unidades militares implica la asunción de la parte proporcional de los gastos oficiales en los que incurra la unidad.

 

  1. En la medida que los Regimientos tendrán esencialmente una proyección al exterior, los recreadores se comprometen a asistir y participar en todos los actos y reuniones que se programen, poniendo el máximo interés en ello.

 

  1. El manejo de las armas, especialmente las de fuego, exigirá una instrucción específica y unas prácticas a las que los miembros de los Regimientos deberán su participación aplicada.

 

  1. Aquellos quienes porten réplicas de armas de fuego habrán de disponer de las correspondientes licencias y de la guía de pertenencia del arma, según establezca la legislación vigente.

 

  1. El uso de réplicas exactas del armamento de la época (fusiles, bayonetas, sables, pistolas, etc.) implica un ejercicio de responsabilidad activa por parte de todos los miembros de la unidad. Responsabilidad que asumen y se obligan a observar, poniendo todo su interés, evitando especialmente cualquier acción que conlleve riesgo de daño o sea interpretada por terceras personas como agresiva.

 

  1. Aquellos recreadores que pertenezcan a unidades de caballería serán jinetes con la experiencia necesaria para poder hacer buen uso de las monturas, comprometiéndose a poner todo su interés para evitar especialmente cualquier acción que conlleve riesgo de daño o sea interpretada por terceras personas como agresiva.

 

  1. La participación en cualquier acto implica portar la uniformidad reglamentaria, manteniendo el uniforme en las condiciones mejores de decoro y limpieza.

 

  1. Podrán formar parte de cualquiera de las unidades aquellos socios que así lo soliciten a la Junta Directiva de la Asociación, que estén al corriente de todas y cada una de las obligaciones que marcan los Estatutos de la Asociación. La admisión de nuevos recreadores será aprobada por la asamblea de todos los recreadores, a propuesta de la Junta Directiva de la Asociación, una vez estudiada la solicitud del interesado.

 

  1. Excepcionalmente, y exclusivamente para la participación en recreaciones concretas que así lo requieran, la Junta Directiva de la Asociación podrá autorizar la inclusión de unidades o regimientos de recreadores que no cumplan la condición de ser socios de la Asociación.

 

  1. Excepcionalmente, la Junta Directiva de la Asociación podrá autorizar a partir del momento de la solicitud de ingreso, presumiendo la buena fe por todas las partes y con objeto de propiciar la confirmación de la intención del solicitante, que éste acompañe al grupo en las recreaciones programadas, aun sin uniforme, para vivir sobre el terreno la experiencia de las actividades de recreación histórica. El solicitante podrá incluso participar en las recreaciones en la medida que adopte una uniformidad parcial complementada con prendas propias de la época recreada, y sometiéndose a la disciplina del grupo. Este tipo de acciones “de aproximación” adquiere un gran valor, en tanto que permite al solicitante conocer más en profundidad a las unidades, y al mismo tiempo, permite a las unidades conocer mejor a cada solicitante, facilitando tomar una mejor decisión relativa al ingreso.
  2. A efectos de la representación de las fuerzas militares durante las recreaciones, y para dirigir y ordenar las formaciones, la Junta Directiva de la Asociación podrá otorgar rangos militares a los recreadores que estimen oportuno. Estos rangos tendrán carácter permanente, o serán válidos durante un acto concreto, según se determine.

 

  1. El recreador que dé muestras de desafección a la Asociación o a la unidad a la que esté adscrito, sus emblemas, Mando o componentes, o que se niegue a obedecer las instrucciones que se le den, podrá ser apartado inmediatamente por el Mando de los actos en que se esté participando. El Mando elevará una queja a la Junta Directiva por el comportamiento del recreador, lo que dará, en su caso, lugar a medidas disciplinarias, siempre de acuerdo a los Estatutos, que podrían llegar hasta la expulsión de la Asociación y/o la unidad a la que esté adscrito.

 

  1. En los actos en los que se participe reinará total igualdad de derechos de todos los miembros; no obstante así, en los papeles interpretados por cada uno que se adecuarán a su misión específica dentro del acto, ostentando todos los derechos dimanantes de la graduación militar representada.

 

  1. La antigüedad en cualquiera de las unidades creadas o que se creen en el futuro implica un derecho, prevaleciendo especialmente a efectos de promociones internas por bajas o crecimiento, o a la adjudicación de actividades preferentes en los actos en los que el Regimiento participe, no así lo relativo a ascensos en la graduación los cuales serán otorgados, exclusivamente por la Junta Directiva de la Asociación.

 

  1. Las incorporaciones de nuevos miembros se producirán obligatoriamente en

calidad de soldado o jinete raso, salvo que, excepcionalmente, la Junta Directiva de la Asociación acuerde lo contrario.

 

  1. Pese a que históricamente los unidades militares de la época se nutrían exclusivamente de reclutas varones, se autoriza a la inclusión de damas en cualquiera de las unidades, en igualdad de condiciones respecto a sus compañeros varones. Por razones estéticas, a fin de que el aspecto de la tropa sea lo más fiel posible a la época recreada, queda suprimido el uso de maquillaje, máscaras faciales, pendientes u otro adornos. El pelo, de llevarse largo, se llevará recogido bajo el cubrecabezas.

 

  1. Aquellos que se incorporen a las unidades gozarán de los derechos de su pertenencia a éste desde el momento de su admisión.

 

  1. Tras la aceptación formal del nuevo miembro y su primera participación con honor en la recreación de la Gesta del 25 de Julio de 1797, en perfecto estado de uniformidad y equipamiento, éste recibirá el Distintivo “Defensor de Tenerife” para que las incorpore a la bocamanga izquierda de su casaca; en reconocimiento de su bautismo de fuego y su aceptación por parte del grupo.

 

  1. El primer año en las unidades se considera como periodo de instrucción.

 

  1. Las unidades podrán admitir tropa que, por su juventud o por el empleo al que se opte, tales como: cadetes, músicos, asistentes… pueden ser objeto de una valoración especial y de una uniformidad diversa. A tal efecto el Mando considerará las peculiaridades oportunas, pudiéndose desarrollar una normativa específica que recoja y regule estos casos.

 

  1. La Junta Directiva de la Asociación podrá admitir como “miembros ocasionales asimilados” a familiares o amigos de los recreadores que pertenezcan a la Asociación, o a cualesquiera otra personas, que, en los actos en los que se participe, deseen incorporarse como “complemento civil” en las acciones y momentos que sea posible, fuera de los actos específicos que estén reservados a la unidad estrictamente uniformada o a los hechos de armas.

 

  1. Estos “miembros ocasionales asimilados” se someterán a lo que disponga el Mando durante los actos y, aún no yendo uniformados, observarán en su indumentaria civil una concordancia temporal acorde con la unidad armada.

 

  1. Los recreadores que cuenten con una antigüedad mínima de cinco años de

servicio en el regimiento podrán llevar el galón de constancia en su uniforme.

 

Capítulo 4. El Mando de los Regimientos.

 

  1. Cada uno de las unidades tendrá un Mando, compuesto por todos los Oficiales, Sargentos y Cabos del Regimiento. Este Mando actúa como autoridad delegada de la Junta Directiva de la Asociación para el buen gobierno de las actividades de recreación histórica, paradas, etc. La Junta Directiva de la Asociación podrá crear un Cuerpo de Estado Mayor, al que adscribirá a los miembros de la Asociación que estime oportunos. El Cuerpo de Estado Mayor, jerárquicamente quedará situado entre la Junta Directiva de la asociación, sometido a ésta, y por encima de los Mandos de las unidades los cuales le deberán obediencia.

 

  1. El Oficial, Sargento o Cabo más veterano de cada Mando será el Comandante en Jefe del Regimiento, y por ello, máximo responsable del estado de uniformidad, equipamiento, disciplina, desempeño adecuado y organización del Regimiento durante los actos en que participe el Regimiento. En caso de que la antigüedad sea la misma, ostentará el mando el Mando de mayor edad.

 

  1. Caso de que el Comandante en Jefe de una unidad esté vacante, la Junta Directiva puede nombrar Comandante en Jefe al recreador que estime reúne las mejores condiciones para ello, con independencia de su graduación, antigüedad o edad.

 

  1. Salvo que en Asamblea de socios, o por decisión de la Junta Directiva, se acuerde puntualmente lo contrario, ningún miembro de las unidades, ni el Mando, ni el Comandante en Jefe, posee el derecho de representar a la Asociación ni de adquirir compromisos en su nombre.

 

Capítulo 5. Normas complementarias.

 

  1. La Asociación se dotará de un libro de historial en el que quedarán anotados todos los eventos en los que hayan tenido presencia las unidades integrantes de la misma. Este libro estará siempre a disposición del Mando y de la Junta Directiva. Creado el Cuerpo de estado Mayor, será obligación de sus miembros la llevanza y custodia de este libro, hasta entonces esta obligación corresponde a la Junta Directiva de la Asociación.

 

  1. Cada recreador dispondrá de una hoja de servicios que reflejará su paso por la unidad a la que pertenezca, especialmente su participación en recreaciones de hechos de armas, así como la evaluación de su desempeño en las mismas. Este libro estará siempre a disposición del Mando y de la Junta Directiva. Asimismo el recreador podrá consultarlo y solicitar copia siempre que lo desee.

 

  1. La Junta Directiva podrá otorgar reconocimientos y condecoraciones, tanto a recreadores como a terceras personas, sean socios o no, a organismos o a Entidades. Siempre a propuesta del Mando, y con la aprobación de la Junta Directiva. Las recompensas otorgadas serán las existentes en el Ejército español en el período 1797-1814. En la medida de lo posible se usará para las recompensas material de época.

 

Disposición final.

 

Si algún recreador o recreadores considerara que las decisiones tomadas por el Mando en algún evento le o les perjudica personalmente, perjudica al funcionamiento de las unidades o a la Asociación, o va en contra de los fines de las unidades o de la Asociación, finalizada la recreación o evento, y ejecutada la decisión, podrá interponer queja por escrito a la Junta Directiva, que resolverá en un plazo no mayor de un mes a lo expuesto en la queja, pudiendo tomar, si hubiera lugar a ello, medidas disciplinarias.

 

Disposición transitoria.

 

Las unidades declaran en suspenso las hostilidades con el Reino Unido si bien se reservan el derecho a reanudarlas si así conviene a los intereses de España.

 

 

Reglamento de Recompensas

 

Preámbulo

 

La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, como algo habitual de entre sus actividades, se dedica a la recreación histórica de unidades militares de la época comprendida entre los años 1797 y 1814. Como parte de la reconstrucción de los elementos de uniformidad de la época, se incluye la reproducción de condecoraciones y recompensas militares de la época, tan fielmente como sea posible hacerlas.

 

El uso descontrolado de las condecoraciones y recompensas por parte de los recreadores puede anular el efecto histórico de la uniformidad, ya que un uniforme repleto de condecoraciones desentona de la imagen que correspondía  a los soldados de aquella época y afea, por contraste, al resto de la formación en la que se integre. Con el tiempo los recreadores irán acumulando veteranía, recompensas y condecoraciones concedidas por participar en los eventos de recreación y por su asistencia a determinados actos de conmemoración. En consecuencia, y para evitar el efecto poco agraciado que tendría la proliferación descontrolada de condecoraciones, se hace necesario regular su uso de manera que se pueda mantener el efecto estético de la uniformidad, permitiendo, a la vez, que aquellos recreadores que hayan sido recompensados o que acumulen unos méritos superiores a la media, puedan lucirlas.

 

Igualmente, puede suceder que haya integrantes de otros grupos, personas Órganos o Instituciones que merezcan recompensa por parte de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, y ello determina también la posibilidad de otorgamiento de medalla o recompensa a las mismas por parte de la aosciación.

 

Capítulo 1. Definiciones generales 

 

1.- A los efectos del presente Reglamento se entenderá que “condecoración histórica” es toda recompensa o medalla de tela, metal u otro material, que sea reproducción exacta de las medallas, recompensas o condecoraciones concedidas a las tropas españolas durante el periodo comprendido entre los años 1797 y 1814.

 

2.- La entrega de dichas recompensas se decidirá y efectuara por la Junta Directiva de la Asociación, tras el correspondiente seguimiento de participación de los individuos de la Asociación, y que se distinguirán en “Actos” y “Acciones”.

3.- Que se entiende por “Actos” aquellos eventos que no incluyan ningún tipo de combate. Cenas de gala y representación, desfiles, homenajes ciudadanos y cualquier otro acto que no incluya intercambio de fuego entre dos o más ejércitos contendientes.

 

4.- Que se entiende por “Acción” aquellos eventos en los que haya enfrentamiento bélico entre dos o más ejércitos contendientes, sin distinción de la mayor o menor cuantía o importancia de dicha acción. Escaramuzas urbanas, combates callejeros y grandes batallas campales arrostran el mismo riesgo para los participantes desde el momento en el que se emplee a discreción el uso de armas de fuego y del combate cuerpo a cuerpo.

 

Capítulo 2. Condecoraciones históricas

 

5.- Todos los recreadores históricos de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” que participen en una batalla en la cual los organizadores de la misma entreguen a cada uno de los asistentes “medallas conmemorativas históricas”, cualquiera que sea su forma, aceptarán dicha medalla como homenaje y consideración a la organización del evento.

 

 

6.- Que se entiende por “condecoraciones históricas” de otras Asociaciones, aquellas que respetando la fidelidad histórica, representen otras acciones y batallas dadas por todo el Mundo, en el período 1797 1814, y que se tenga constancia de su existencia o reglamentación de la época. Para su comprobación, La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” estudiará concienzudamente dicha existencia. En caso contrario se aplicará el articulo 11.

 

7.- Estas condecoraciones podrán ser lucidas sobre el uniforme en la manera que La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” determine para cada uno de los actos, reconstrucciones, homenajes o batallas en que se participe.

 

8.- Las condecoraciones históricas consistentes en parches de tela bordada con la leyenda de la batalla u otra leyenda reconocible, podrán ser lucidas de forma permanente si así lo determina La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”.

 

9.- Cualquier otro tipo de condecoración, con excepción de las normas de uso que dicte La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, no podrá ser usada en ninguna situación.

 

10.- La excepción a la norma la constituyen oficiales, sargentos, músicos, y otros recreadores cuyo papel único en la batalla requiera, para una adecuada puesta en escena, llevar las condecoraciones. En todo caso, se atendrán en todo momento a los que disponga La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” sobre su puesta en escena.

 

11.- Si a consideración La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, la condecoración histórica no está fielmente reproducida, o presenta errores, carece de calidad en la manufactura, o pertenece a una batalla fuera de la época de recreación de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, podrá prohibirse el portarlas. En todo caso La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” queda autorizada para decidir lo que proceda sobre el uso de las condiciones históricas que reúnan estas particularidades.

 

12.- El mal comportamiento del recreador, la desobediencia a las órdenes del Mando, o las normas de seguridad o de los organizadores del evento, las faltas acumuladas en su relación con la Asociación, con el grupo de recreadores o con los particulares que lo componen, podrán ser causa para que el Mando niegue todo uso de condecoraciones históricas a un recreador.

 

Capítulo 3. Condecoraciones

 

13.- La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” entiende que es preciso determinar y especificar la relación de condecoraciones propias de dicha Asociación que premien los méritos de sus miembros y/o otras personas, Órganos, Entidades o Instituciones. Por ello, no existiendo medalla oficial que distinguiese los hechos acontecidos el 25 de Julio de 1797, las condecoraciones que La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” establece como propias son:

 

  • Medalla de La Gesta Creada por esta Asociación Histórico Cultural en 2008 para distinguir el mérito o dedicación que merezca ser altamente recompensado.
  • Premio medio, que se otorgaba a soldados por el valor acreditado.
  • Escudo de distinción a los defensores de Tenerife. Creada por esta Asociación Histórico Cultural en 2008 para distinguir a aquellos recreadores, que participen en la “Defensa” de Tenerife durante los actos de recreación que se realicen.
  • Escudo de distinción “Gesta 25 de Julio de 1797 Santa Cruz de Tenerife”. Creada por esta Asociación Histórico Cultural en 2008 para distinguir a aquellos recreadores personas, Órganos, Entidades o Instituciones, que participen durante los actos de recreación de la Gesta de 25 de Julio de 1797 que se realicen.
  • Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo otorgada a Oficiales con más de 25 años de servicio, Placa para los Oficiales con más de 35 años de servicio y Gran Cruz para los Oficiales con más de 40 años de servicio.
  • Galón de constancia, que se otorgaba por llevar al menos 15 años de servicio, el primer galón, y cada 10 los siguientes.

 

Capítulo 4. Medalla de La Gesta.

14.- La medalla de La Gesta no es una condecoración histórica real, se crea en 2008 por La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” para conmemorar la recreación de la Gesta del 25 de Julio de 1797. Como se aprecia en la  ilustración adjunta porta el lema “25 DE JULIO DE 1797 SANTA CRUZ DE TENERIFE” en su frente y “AL MÉRITO Y DEDICACIÓN – LA GESTA” en su trasera.medalla1

15.- Esta medalla es la máxima recompensa de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, y se otorga a toda aquella persona, perteneciente o no, a éstos que reúna alguno de los siguientes méritos:

 

  • Haber colaborado con La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” con tal mérito o dedicación que merezca ser altamente recompensado.
  • Haber ayudado a La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” a organizar algún evento histórico, o haber colaborado para facilitar a éstos la organización de algún evento, con un esfuerzo y mérito por encima del promedio.
  • Reunir en una persona una trayectoria firme en defensa de los mismos principios que La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” asumen en sus estatutos.
  • Contar con una trayectoria contrastada, fiel y constante de méritos acumulados en la reconstrucción histórica.

 

16.- Tendrá derecho a recibir y a portar esta medalla toda persona a la que le sea concedida por decisión de la Asamblea General de socios de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”. La decisión de otorgar esta medalla será aprobada por mayoría cualificada, consistente en el voto favorable de la mitad más uno de los socios presentes en la Asamblea.

 

17.- La obtención de esta medalla solo podrá ser revocada por la Asamblea General de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o faltas leves continuadas, etc… del poseedor. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de esta medalla, la Asamblea General escuchará al poseedor para que ante ella exponga las alegaciones que crea oportunas. Para desposeer de esta medalla se requerirá  una mayoría cualificada consistente en el voto favorable de la mitad más uno de los socios presentes en la Asamblea. La inasistencia a la Asamblea donde se decide acerca de la revocación de la medalla supondrá la revocación automática sin más trámite.

 

Capítulo 5. Premio medio

 

18.- según los artículos I a III  del Decreto CLIV de las Cortes de Cádiz, promulgadas el 22 de abril de 1812, se estableció un “premio medio entre los de constancia en el servicio y los de acciones distinguidas que consistirá en el aumento de ocho maravedises diarios sobre el prest, que se concederá en todos los Cuerpos del Ejército y la Armada a un soldado de cada diez, a elección de sus compañeros”. Los artículos V y VI añaden que el soldado elegido debías ser “el más digno por su valor”. La distinción consistía en una cinta de los colores de la venera de San Fernando (roja con filetes naranja) que se habría de llevar pasada por “dos ojales de la casaca, a la altura a la que se prende la Cruz de San Fernando”.

 

premio19.- Este premio se concedía exclusivamente a los soldados que se distinguiese por su valor pero que “careciesen de aptitudes para su ascenso a cabo o sargento”.20.- Será competencia de La Junta Directiva de La Asociación la aceptación de este premio para el soldado cuya trayectoria en el regimiento, así como la recomendación de sus compañeros, así sea considerado.

 

21.- La obtención de este premio solo podrá revocarse por la Junta Directiva de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o leves continuadas, etc… del recreador. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de este escudo, la Junta Directiva escuchará al recreador para que exponga las alegaciones que crea oportunas, tal como quedó expuesto en el punto 17.

 

 

Capítulo 6. Escudo de distinción “Defensores de Tenerife”

 

defensores22.- El escudo de distinción “Defensores de Tenerife” es un condecoración no histórica creada por esta Asociación Histórico Cultural en 2008 para distinguir a aquéllos recreadores personas, Órganos, Entidades o Instituciones, que participen como defensores durante los actos de recreación de la Gesta de 25 de Julio de 1797 que se realicen. El lema reza: DEFENSORES DE TENERIFE.

Es circular, incorpora una cabeza de león en recuerdo y homenaje a la tercera cabeza de león incorporada al escudo de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, tras la gloriosa gesta en la defensa de la plaza frente a las tropas inglesas el 25 de Julio de 1797. Los motivos en oro y rojo homenaje a los colores de la enseña nacional defendida por los tinerfeños en aquélla fecha.

 

23.- Tendrá derecho a portar en su manga izquierda, dos dedos por encima de la vuelta, de manera permanente todo recreador que haya tomado parte, como defensor de Tenerife, en las recreaciones históricas que tuvieron como escenario la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife el 25 de Julio de 1797. Corresponderá a la Junta Directiva de la Asociación determinar quien tiene derecho a lucir este escudo, que se concederá en todo caso, con un mínimo de 3 asistencias a dichos actos. No obstante lo anterior los miembros de la Asociación participantes en la primera recreación que se celebre el 25 de Julio de 2008 serán reconocidos con este distintivo tras la celebración de todos los actos de la recreación.

 

24.- Excepcionalmente, y si así lo aprueba la Junta Directiva de la Asociación, podrá otorgarse esta condecoración histórica a todo aquel miembro de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife”, o de cualquier otra, que a su juicio, sin cumplir los requisitos del punto anterior –23- reúna en cambio una trayectoria de méritos en relación con el grupo y/o Asociación, o con los actos organizados en Santa Cruz de Tenerife, que merezca esta recompensa.

 

25.- La obtención de este escudo solo podrá revocarse por la Junta Directiva de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o leves continuadas, etc… del recreador. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de este escudo, la Junta Directiva escuchará al recreador para que exponga las alegaciones que crea oportunas, tal como quedó expuesto en el punto 17.

 

Capítulo 7. Escudo de distinción “Gesta 25 de Julio de 1797 Santa Cruz de Tenerife”

 

escudo distincio26.- El escudo de distinción “Gesta 25 de Julio de 1797 Santa Cruz de Tenerife” es un condecoración no histórica creada por esta Asociación Histórico Cultural en 2008 para distinguir a aquellos recreadores personas, Órganos, Entidades o Instituciones, que participen durante los actos de recreación de la Gesta de 25 de Julio de 1797 que se realicen. El lema reza: 25 DE JULIO DE 1797 DE SANTA CRUZ DE TENERIFE.

Es circular, con los motivos en oro fondo del escudo de la Ciudad y el fondo azul color de la bandera de la Isla. Incorpora el escudo de la Asociación.

 

27.- Tendrá derecho a portar en su manga izquierda, dos dedos por encima de la vuelta, de manera permanente todo recreador que haya tomado parte en las recreaciones históricas que tuvieron como escenario la Ciudad de Santa Cruz de Tenerife el 25 de Julio de 1797. Corresponderá a la Junta Directiva de la Asociación determinar quien tiene derecho a lucir este escudo, que se concederá en todo caso, con un mínimo de 1 asistencia a dichos actos.

 

28.- Excepcionalmente, y si así lo aprueba la Junta Directiva de la Asociación, podrá otorgarse esta condecoración histórica a todo aquélla persona, Organismo, Entidad, o Institución, que a su juicio, sin cumplir los requisitos del punto anterior –23- reúna en cambio una trayectoria de méritos en relación con el grupo y/o Asociación, o con los actos organizados en Santa Cruz de Tenerife, que merezca esta recompensa.

 

29.- La obtención de este escudo solo podrá revocarse por la Junta Directiva de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o leves continuadas, etc… del recreador. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de este escudo, la Junta Directiva escuchará al recreador para que exponga las alegaciones que crea oportunas, tal como quedó expuesto en el punto 17.

 

Capítulo 8. Cruz y Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. 1814 – 1816.

 

30.- Se creó por Real Orden de 28 de Noviembre de 1814; el 19 de Enero de 1815 vió la luz su primer Reglamento, derogado a causa de algunas dudas que surgieron en su interpretación, que fue vuelto a redactar el 10 de Julio siguiente.

 

31.- Es, con palabras de Fernando VII, <<apara premiar a aquéllos Oficiales que dedican lo mejor de su vida al servicio de mis Reales Ejércitos y Armada, sufren las penalidades e incomodidades de esta penosa carrera, sacrificando su libertad y propias conveniencias para perpetuarse en ella y que con su larga permanencia conservan el orden, disciplina y subordinación que hacen invencibles a los ejércitos veteranos y los conducen a la victoria>>.

 

32.- Esta preciada recompensa continúa vigente en la actualidad. Las categorías son 3:

 

1cruz1ª. Cruz, para Oficiales con más de 25 años de servicios intachables. 2placaª. Placa, para Oficiales con más de 35 años de servicios intachables.
3grancruz3ª. Gran Cruz, para Generales con más de 40 años de servicios intachables.

 

33.- Como el rigor histórico prescribiría el uso de la Cruz primer galón a los 25 años de alistado, y viendo que haría larga y tediosa la concesión de dicho premio, se aprueba que se cambie el término “tiempo” por “eventos” de manera que se conceda la Cruz a los 25 eventos, la Placa a los 35 eventos y la Gran Cruz a los 50 eventos.

 

34.- Cada recreador que participe en lo que se ha dado por llamar “Acción” en el punto 4 del presente reglamento, recibirá un punto de antigüedad. A estos efectos contabilizará como acciones diferentes aquellas que, dentro de la misma recreación, impliquen un desplazamiento tal que suponga el uso de transporte motorizado para su recreación con un mínimo de 20 kilómetros de distancia. De la misma manera, aquellas acciones que sean repetición de un día a otro y en el mismo lugar, solo contará como una.

 

35.- Cada recreador que participe en lo que se ha dado por llamar “Acto” en el punto 3 del presente reglamento, recibirá un quinto de punto de antigüedad, de manera que cada 5 asistencias a estos actos menores, contabilice como un punto de antigüedad.

 

36.- Será competencia de La Junta Directiva llevar la contabilidad de asistencias y de puntos de antigüedad por ellas asumidas de cada recreador. Cada uno de éstos podrá en cualquier momento exigir información detallada de los puntos que lleve acumulados.

 

37.- La obtención de esta recompensa solo podrá revocarse por la Junta Directiva de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o leves continuadas, etc… del recreador. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de este escudo, la Junta Directiva escuchará al recreador para que exponga las alegaciones que crea oportunas, tal como quedó expuesto en el punto 17.

 

Capítulo 9. Galón de constancia

 

38.- El galón de constancia es una distinción histórica del Ejército español que abarca prácticamente todo el siglo XIX y parte del XX, por la cual se distinguía a los soldados veteranos por el tiempo que había permanecido en filas.

 

39.- El galón de constancia es un una recompensa consistente en un galón de paño rojo portado en la manga derecha del uniforme, sobre el brazo, levemente inclinado con la parte posterior más elevada que la anterior, de una longitud que abarque entre ambas costuras de la manga.

galonconstancia

 

40.- Como el rigor histórico prescribiría el uso del primer galón a los 15 años de alistado, y viendo que haría larga y tediosa la concesión de dicho premio, se aprueba que se cambie el término “tiempo” por “eventos” de manera que se conceda el primer galón a los 20 eventos y sucesivamente así hasta los 4 galones, máximo número de galones reglamentarios.

 

41.- Cada recreador que participe en lo que se ha dado por llamar “Acción” en el punto 4 del presente reglamento, recibirá un punto de antigüedad. A estos efectos contabilizará como acciones diferentes aquellas que, dentro de la misma recreación, impliquen un desplazamiento tal que suponga el uso de transporte motorizado para su recreación con un mínimo de 20 kilómetros de distancia. De la misma manera, aquellas acciones que sean repetición de un día a otro y en el mismo lugar, solo contará como una.

 

42.- Cada recreador que participe en lo que se ha dado por llamar “Acto” en el punto 3 del presente reglamento, recibirá un quinto de punto de antigüedad, de manera que cada 5 asistencias a estos actos menores, contabilice como un punto de antigüedad.

 

43.- Será competencia de la Junta Directiva llevar la contabilidad de asistencias y de puntos de antigüedad por ellas asumidas de cada recreador. Cada uno de éstos podrá en cualquier momento exigir información detallada de los puntos que lleve acumulados.

 

44.- La obtención de este galón solo podrá revocarse por la Junta Directiva de la Asociación ante el mal comportamiento, desobediencia, faltas graves o leves continuadas, etc… del recreador. En todo caso, antes de tomar la decisión de revocar el uso de este escudo, la Junta Directiva escuchará al recreador para que exponga las alegaciones que crea oportunas, tal como quedó expuesto en el punto 17.

 

Capítulo 10. Derechos y deberes

 

45.- La posesión de una condecoración, recompensa, medalla, etc… no otorga más derechos a quien la posea o a quien la porte, que a los demás recreadores o socios, ni puede pretenderse ninguna posición de privilegio por ello. Al contrario, la posesión de estas recompensas históricas obliga a su poseedor a comportarse honorablemente, conforme a los méritos personales que ha contraído y le han sido reconocidos antes de ser recompensado.

 

46.- Por otro lado, la orden de San Hermenegildo, y el Galón de Constancia (o los varios galones) si indican una veteranía en las recreaciones que será tenida solo en cuenta, a discreción del Mando, a la hora de organizar la tropa para la formación, desfile o batalla.

 

47.- Podrá ser reconvenido, y sancionado si persistiese, cualquier recreador de La Asociación Histórico-Cultural “Gesta del 25 de Julio de 1797, Santa Cruz de Tenerife” que porte condecoraciones, recompensas o distinciones a las que no tenga derecho, o que no le hayan sido concedida de manera oficial. Quedará igualmente sancionado el uso de medallas sobre uniformes de ejércitos contrincantes, así como el uso de medallas anacrónicas respecto a la época histórica recreada.

 

Capítulo 11. Régimen sancionador

 

48.- Si un recreador o socio se considerara agraviado por las decisiones adoptadas por el Mando acerca del uso de una condecoración histórica para un evento, podrá apelar su decisión a la Junta Directiva por escrito. Dicha Junta responderá a las alegaciones, también por escrito, en un plazo no superior a un mes. La Junta Directiva podrá iniciar las medidas disciplinarias pertinentes si de este hecho se desprendiera alguna negligencia punible, según los estatutos de la Asociación.
37.- Si un recreador o socio se considerara agraviado por las decisiones adoptadas por la Junta Directiva acerca de la concesión o revocación de medallas y distinciones, podrá apelar la decisión recurriendo a la Asamblea General convocada (sea extraordinaria u ordinaria), se incluirá en el Orden del Día un punto al efecto. Podrán iniciarse las medidas disciplinarias pertinentes si de este hecho se desprendiera alguna negligencia punible, según los estatutos de la Asociación.

 

Disposición final. Guía de ubicación de medallas, escudos, premios y galones

 

guia